Archives par mot-clé : Martín Chirino

Martín Chirino – el árbol de la Cruz – l’arbre de la Croix – 2006 – CATEDRAL CATHEDRALE DE BURGOS

Martín Chirino
CATEDRAL DE BURGOS

martin-chirino-martin-chirino-el-arbol-de-la-cruz-larbre-de-la-croix-2006-artgitato-1

CATHEDRALE DE BURGOS

BURGOS
布尔戈斯
ブルゴス
Бургос
——

Photos Jacky Lavauzelle
*


 LA CATHEDRALE  de BURGOS
Cathédrale Sainte-Marie de Burgos
Catedral de Santa María de Burgos
布尔戈斯圣玛丽大教堂
ブルゴス大聖堂の聖マリア
Собор Святой Марии Бургос


 Martín Chirino
El árbol de la Cruz
L’arbre de la Croix
2006

Martín Chirino
Las Palmas de Gran Canaria, 1 de marzo de 1925
Las Palmas (Canaries) 1er mars 1925

Escultor Español
Sculpteur Espagnol

*************

 el árbol de la Cruz
l’arbre de la Croix
Hierro ferjado
Fer forgé
253 x 248 x 244 cm

Claustro de la Catedral de Burgos
Cloître de la Cathédrale de Burgos

*****************

martin-chirino-martin-chirino-el-arbol-de-la-cruz-larbre-de-la-croix-2006-artgitato-1

« Je n’ai pas tenu sous mes doigts
Une lyre orgueilleuse et rare,
Mais un pauvre instrument barbare
Taillé dans l’arbre de la croix. »

Germain Nouveau
Aphorismes
Poésies d’Humilis et vers inédits
Texte établi par Ernest Delahaye
Albert Messein, 1924
pp. 110-112

martin-chirino-martin-chirino-el-arbol-de-la-cruz-larbre-de-la-croix-2006-artgitato-3

« Vous aussi, campagnards, venez ! avec chaque branche,
Faites des pieux et des fléaux, avec la souche une charrue !
Pourtant élevons d’abord à l’angle des chemins
L’arbre de la croix sur lequel fut attaché Notre-Seigneur. »

Auguste Brizeux
La Harpe d’Armorique
Le Chêne, VII
Œuvres de Auguste Brizeux
Alphonse Lemerre, éditeur, Marie
La Harpe d’Armorique, Sagesse de Bretagne
pp. 211-213

martin-chirino-martin-chirino-el-arbol-de-la-cruz-larbre-de-la-croix-2006-artgitato-4

« Celle-ci resta quelque temps encore debout sur la plate-forme du rocher, le dos appuyé à l’arbre de la croix. Mais ce n’était plus la mer qu’elle regardait. Ses yeux limpides, d’où les larmes coulaient doucement comme une averse printanière, ses yeux couleur de ciel d’avril suivaient à l’horizon la ligne onduleuse des bois. Le soleil venait d’apparaître. Une pluie d’or s’égouttait au loin, ruisselait en lumineuses cascades sur tout le versant, des cimes les plus éloignées aux frondaisons les plus proches. C’était un spectacle magique. »

Anatole Le Braz
Vieilles histoires du pays breton
1893

*********************

Martín Chirino

CATHEDRALE DE BURGOS – Catedral de Santa María de Burgos – 布尔戈斯圣玛丽大教堂 – ブルゴス大聖堂の聖マリア

CATHEDRALE DE BURGOS

BURGOS
布尔戈斯
ブルゴス
Бургос
——

Photos Jacky Lavauzelle
*




LA CATHEDRALE  de BURGOS
Cathédrale Sainte-Marie de Burgos
Catedral de Santa María de Burgos
布尔戈斯圣玛丽大教堂
ブルゴス大聖堂の聖マリア
Собор Святой Марии Бургос

1221

 

 Puerta del Perdón
La Porte du Pardon
Fachada principal
Façade Principale 
Fachada occidental
puerta-del-perdon-la-porte-du-pardon-fachada-principal-de-la-catedral-de-burgos-facade-principale-cathedrale-de-burgos-fachada-occidental-25
puerta-del-perdon-la-porte-du-pardon-fachada-principal-de-la-catedral-de-burgos-facade-principale-cathedrale-de-burgos-fachada-occidental-1

 *

LE PORTAIL DU SARMENTAL
DE LA CATHEDRALE  de BURGOS
Puerta del Sarmental
La Porte du Serment

portail-du-sarmental-puerta-del-sarmental-porte-du-serment-cathedrale-de-burgos-artgitato-2

*

PUERTA O PÓRTICO DE PELLEJERÍA

puerta-o-portico-de-pellejeria-burgos-artgitato-3

*




EXTERIEUR DE LA COUPOLE DE BURGOS
Exterior del Cimborrio de Burgos
 Transepto
Transept

coupole-de-la-cathedrale-de-burgos-cimborrio-de-burgos-artgitato-2

INTERIEUR DE LA COUPOLE DE BURGOS
 Interior del Cimborrio de Burgos
Transepto
Transept

coupole-de-la-cathedrale-de-burgos-interieur-cimborrio-de-burgos-artgitato-1

*

CAPILLA DE SANTA ANA
CHAPELLE DE SAINTE ANNE
La Concepción
La Conception

capilla-de-santa-ana-catedral-de-burgos-chapelle-de-sainte-anne-cathedrale-de-burgos-sepulcro-del-arcediano-fernando-diaz-de-fuentepelayo-3

*

LA ESCALERA DORADA 
L’ESCALIER DORE A DOUBLE VOLEE

la-escalera-dorada-de-la-catedral-de-burgos-lescalier-dore-a-double-volee-artgitato-4

*




CAPILLA DE SAN ENRIQUE
CHAPELLE DE SAINT HENRI

capilla-de-san-enrique-chapelle-de-saint-henri-catedral-de-burgos-cathedrale-de-burgos-artgitato-4

*

CAPILLA DE SAN JUAN DE SAHAGÚN
Y LAS RELIQUIAS
XIVe XVIIIe

capilla-de-san-juan-de-sahagun-catedral-de-burgos-cathedrale-de-burgos-artgitato-1

*

Capilla de San Nicolás
Chapelle de saint Nicolas

capilla-de-san-nicolas-chapelle-de-saint-nicolas-catedral-de-burgos-cathedrale-de-burgos-artgitato-3

*

Maqueta de la Catedral
Maquette de la Cathédrale

maqueta-de-la-catedral-de-burgos-maquette-de-la-cathedrale-de-burgos-artgitato-11

 Aquí ve a Dios mi alma
Ici Dieu voit mon âme
(El drama del alma – José Zorrilla)

**

Claustro – Cloître
Martín Chirino 
el árbol de la Cruz
l’arbre de la Croix
2006

martin-chirino-martin-chirino-el-arbol-de-la-cruz-larbre-de-la-croix-2006-artgitato-4

***********





Lettre de voyage
Honoré Beaugrand

La Cathédrale de Burgos
le 12 février 1889

.

La cathédrale de Burgos, fondée en 1221, par le roi Ferdinand-III-le-Saint, est un chef d’œuvre de l’art gothique merveilleusement sculpté. On admire surtout sa façade, véritable dentelle de pierre ; ses clochers hauts de 84 mètres et dominant majestueusement la ville de ses flèches et clochetons d’une légèreté extrême ; sa rose ; les richesses artistiques de l’intérieur ; de magnifiques vitraux, statues, mausolées, bas reliefs, tableaux de maître, etc. Parmi les autres monuments de Burgos, on doit citer : l’hôtel de ville, qui renferme les restes du Cid ; les églises San-Gil, San-Esteban, San-Nicolas, Santa-Agenda ; un arc de triomphe ; la porte Santa-Maria, etc.

Honoré Beaugrand
Lettres de voyages
TRENTE-ET-UNIÈME LETTRE
Presses de La Patrie, 1889
pp. 302-311

*******************************

El drama del alma
José Zorrilla

Libro quinto. ¡Væ victis!
«En la catedral de Burgos»
I-XXVII

 

en la catedral de burgos
19 Junio 1867




I

Honda inquietud el alma me atribula,
Vago terror el corazón me prensa:
Miro al cielo, y el aire que le azula
Ennegrece a mis ojos niebla densa:
Sondeo el porvenir, y se acumula
En su horizonte tempestad inmensa;
Quiero cantar, y el llanto me sofoca:
Orar, y no hallo preces en mi boca.

II

Vuelvo tras larga ausencia a ver a España
Con el placer que un náufrago la orilla,
Y me acoge al volver de tierra extraña
En su regazo maternal Castilla:
Mas un genio fatal que me acompaña
Mi lengua anuda y mi cabeza humilla,
Y mal mi pecho en su pavor alienta,
Y de pesar mi corazón revienta.

III

¿Qué es de mi gratitud y mis cantares?
Vuelvo tal vez sin alma y sin aliento,
O desdeño la tierra y los solares
Dó fui feliz y amé y viví contento?
¿Dejé mi alma allende de los mares
Y quedaron allá mi fe y mi acento?
No, todo en mi alma por Castilla aboga:
Es mi duelo interior el que me ahoga.

IV

Algo a mi superior me paraliza,
Mi inspiración poética impotente
Torna, y mi pobre ingenio esteriliza:
No brotan las ideas en mi mente,
Mi voz mi antigua fe no vigoriza,
Presa del miedo el corazón se siente,
Y la tristeza que me roe el alma
Silencio, exige y soledad y calma.

V

A través de los mares, de un amigo
Espero oír la voz, y… ¡tarda mucho!
En vano tras sus nuevas me fatigo,
La tierra exploro y el silencio escucho:
Y en la esperanza que de oírla abrigo,
Con mi pavor desesperado lucho.
¿Qué es lo que oculta en Méjico ¡Dios bueno!
Este silencio de amenazas lleno?

VI

¡Insoportable afán! La noche oscura
No trae ya para mí la paz del sueño:
De día entre las gentes con premura
Paso como visión de torvo ceño:
Me enoja quien consuelos me procura:
Frío, el amor y la amistad desdeño,
Y espero de esperar desesperado.
¡Oh si estuviera el globo taladrado!

VII

Tanta nueva invención… tanto adelanto,
Tanta electricidad, telegrafía,
Globos, vapores… ¡y silencio tanto
Y tanta soledad… tanta agonía!
¡Y no poder en mi inquietud, Dios santo,
La pena revelar del alma mía!
¡Y creer en ti, buen Dios, con fe sincera
Y no poderte ni rezar siquiera!

VIII

Porque yo vengo al templo y sin rezarte
Que estoy hincado ante tu altar advierto,
Que está mi pensamiento en otra parte,
Y que con frases para orar no acierto:
Y mis vagas ideas ni aun del arte
Con el primor multíplice divierto:
Yo, que entro en esta Catedral bendita
Y el mundo de delante se me quita.

IX

Yo que he venido a ella pequeñuelo
Con mi madre infeliz, que me enseñaba
A oír la misa y a invocar al cielo:
Mientras yo, ignaro aún, solo saciaba
De ver el templo mi infantil anhelo,
Y sus palabras santas no escuchaba;
Y en lugar de atender al sacrificio,
Admiraba encantado el edificio.

X.

Yo que por fe, placer, arte y costumbre,
Cuando de Burgos la ciudad habito,
Vengo a soliviantar la pesadumbre
Del corazón en su ámbito bendito:
Y esquivo la devota muchedumbre
Aquí cual fuera la mundana evito,
Para dejar que se apacente el alma
De triste paz y religiosa calma.

XI

¡Cuan poético es Dios! ¡y cuan poético
Es un templo católico, que encierra
Cuanto conmovedor, grande y magnético
Podemos concebir sobre la tierra:
Desde el libro y el cántico profético,
Hasta el grosero material de tierra:
Desde la prueba real, hasta el misterio;
Todo, desde el bautismo, al cementerio.

XII

La Catedral de Burgos, maravilla
Del arte, de la tierra castellana
Gloria y joyel, y fuera de Castilla
Muestra sin par de fábrica cristiana,
Es el templo ojival donde mas brilla
La fe de una nación en su arte humana;
Modelo de arte y fé, yo la contemplo
De ellas a par como museo y templo.

XIII

Percibe en sus católicos santuarios
La presencia de Dios el alma mía:
Aspira en sus andenes solitarios
Inspiración y fe mi poesía:
Exaltan sus prodigios estatuarios
Al éxtasis tal vez mi fantasía…
¡Con la imaginería de un retablo,
Delirando tal vez, plática entablo!

XIV

Solo a quedarme en su recinto espero
O a él cuando solo le supongo acudo:
Y olvidándome aquí del mundo entero,
Aquí al arte y a Dios adoro mudo:
Sonrío a los relieves del crucero;
Los bustos de los túmulos saludo:
Canto en el coro, beso los altares,
Y abrazo las estatuas y pilares.




XV

Y platico en espíritu a mis solas
Con cuantos en su fábrica pusieron
Las manos. Con sus mitras y sus colas
Vienen tras mí arzobispos y arcedianos;
Salen con sus perillas y sus golas
A hablarme con sus obras, castellanos
Y extranjeros a un tiempo, entalladores,
Plateros, arquitectos y escultores.

XVI

Sánchez, Diego de Siloe, Vallejo,
Gil, Berruguete, el Borgoñón, Camargo…
Toda gente leal del tiempo viejo
Que vivirá en la historia tiempo largo,
Salen conmigo a plática o consejo
Rompiendo un punto su mortal letargo,
Y a hacerme imaginaria compañía,
Dándoles voz mi ignara poesía.

XVII

La Catedral de Burgos abre ahora
De consuelo a mi espíritu un tesoro:
Aquí ve a Dios mi alma, aquí le adora,
Aquí su amparo omnipotente imploro:
Y en la inquietud aquí que me devora,
Por los que en riesgo están le ruego y lloro;
Y aquí a solas a Dios pregunto en vano
¿Qué es ¡oh buen Dios! del buen Maximiliano?

XVIII

Aquí frente a la mágica escultura,
Obra del Borgoñón incomparable,
Me siento a ver cerrar la noche oscura
Al umbral del cancel del Condestable:
Y espero que del Cristo la figura
De su relieve se desprenda y hable;
Y le pregunto en mi delirio insano,
¿Qué es, buen Jesús, del buen Maximiliano?

XIX

Todas las tardes vengo: todas miro
Mientras hay luz el Cristo del relieve:
Y en vano todas a sus pies suspiro,
Porque ni me habla el Cristo ni se mueve.
Todas esperanzado me retiro
De que alguna por fin moverse debe
Y darme nuevas de él… ¡delirio insano
De mi afán por el buen Maximiliano!

XX

Es una tarde parda; centellea
El sol entre los cárdenos celajes
De un aplomado nubarrón que ondea
Ante él, cuyos flotantes cortinajes
Entoldan su fulgor; amarillea
Desgarrándole el sol por mil parajes
Con mil rayos de luz de cuando en cuando:
Mas el nublado ante él se va cuajando.

XXI

Penetran en las naves, por los huecos
De sus ojivos dobles ajimeces,
Los relámpagos vagos y los secos
Truenos, roncos aún: siéntese a veces
De las hondas capillas a los ecos
Ir por las insondables lobregueces
El trueno a repetir que afuera zumba
De rincón en rincón, de tumba en tumba.

XXII

A la luz temerosa y fugitiva
Del rápido relámpago brillante,
Los arquitrabes en que el templo estriba
Vacilan desquiciados un instante.
Toda imagen de altar salta de él viva:
No hay busto que no marche o se levante,
Pareciendo en redor por un momento
Toda inmovilidad en movimiento.

XXIII

Parece la calada crestería
De los arcos y nichos ojivales
Ondulante y flexible encajería:
Las verjas y barreados barandales
Lanzas de militar caballería
Que avanza en escuadrones desiguales:
Y los tubos del órgano salientes
Crestas de grifos, colas de serpientes.

XXIV

Tórnanse a su fulgor los rosetones,
Ojos de leviatán que parpadean:
La labor de hojarasca y canelones,
Reptiles que en los muros culebrean:
Las capillas profundas, panteones
Donde libres los muertos se pasean:
Las ventanas de vidrios losangeados,
Hornos de salamandras atestados.

XXV

Al lejano rumor de un ronco trueno,
Miles de voces de invisibles bocas
Pueblan del aire el impalpable seno,
Incoherentes, gárrulas y locas.
Allí resuena un, ¡ay! de angustia lleno,
Allá muge un torrente entre las rocas,
Allá el crujido del incendio estalla,
Allá rompe el clamor de una batalla.

XXVI

Gime allí un moribundo que se queja,
Allá rechina un cable que se amarra;
Una ráfaga silba en una reja,
Una tela se rasga en una barra,
Canta en una cornisa una corneja
Y el ruido del turbión que se desgarra,
En los huecos del órgano gorjea,
Bufa, muge, relincha y cacarea.

XXVII

Del trueno al son y al resplandor del cielo
Nada queda sin voz ni yace inerte.
¡Un relámpago!… y pueblan aire y suelo
Móviles bultos mil—¡un trueno!… y vierte
Su voz en él mil ecos de odio, anhelo,
Triunfo terror, placer, victoria o muerte.
Pasan… y pasa cuanto suena y gira,
La calma torna y el rumor espira.

José Zorrilla y Moral
Valladolid 1817 –  Madrid 1893

***********

Cathédrale de Burgos
Catedral de Burgos